Actualidad Global PwC Colombia

Global Top Health Industry Issues 2021

Por PwC

Global Top Health Industry Issues 2021 es un documento realizado por PwC en el que se analizan los principales asuntos más relevantes en el sector salud para cada año. De acuerdo con este estudio realizado durante los meses de enero y febrero de 2021, que incluyó a más de 10.000 consumidores de servicios de salud en diez territorios, se identificaron cuatro temas principales: lograr el equilibrio adecuado en la atención clínica virtual, aprovechar el análisis de datos (data analytics), la evolución de los ensayos clínicos y desarrollar la resiliencia de la cadena de suministro. En cada uno de estos temas se han planteado retos importantes que se han tenido en cuenta por los implicados en el sector.

Quiero aprovechar este articulo para revisar el primer asunto relacionado con las oportunidades que brinda la atención virtual o remota, así como los principales impactos que, de acuerdo con este documento, deben ser considerados por todo el ecosistema de salud.

Como se indica en el referido documento, uno de los asuntos más relevantes ha sido el incremento significativo en el uso de la virtualidad o atención remota, siendo el más destacado el avance en la atención clínica virtual, y allí se encuentra uno de los primeros asuntos a considerar: “Lograr el equilibrio adecuado en la atención clínica virtual”. Las restricciones en movilidad que todos hemos tenido que afrontar han generado un mayor uso de herramientas tecnológicas que van desde la atención de pacientes de manera remota hasta la realización de ensayos clínicos mediante el uso de tecnología. En este sentido, los reguladores han tenido que tomar medidas en corto plazo que agilizan el uso de estas herramientas dándoles el nombre de atención remota, virtual, etc., flexibilizando lo que usualmente se conoce como telemedicina, y Colombia no ha sido la excepción frente a este asunto.

Otro aspecto relevante que resalta este documento es cómo el financiamiento corporativo en empresas de salud digital se ha duplicado, dado el optimismo que se tiene en el uso de telemedicina o atención remota, incluso después de la pandemia. Si el uso de hospital en casa, la atención domiciliaria ya marcaba un hito en atención en salud, el uso de tecnología y dispositivos médicos para atención remota generará una disrupción en la forma tradicional de atención en salud. Hoy las clínicas que han debido suspender de manera inmediata tratamientos y atenciones no vitales para poder disponer de sus recursos a la atención prioritaria de covid-19 están buscando nuevas alternativas para lograr la atención y prestación de servicios no vitales, en la medida en que los mismos se puedan prestar de manera remota alcanzando así dos objetivos: mantener la viabilidad de su operación y, lo más importante, poder atender las necesidades de los pacientes que, sin ser de urgencia vital, igual requieren continuar sus tratamientos o recibir atención médica.

“O se es disruptivo o alguien lo va a hacer por ustedes; nuestro objetivo es crecer y mejorar en lo que hacemos”, dijo Richard Baggaley, director de personal de la empresa global de atención médica privada Ramsay Health Care UK, en una entrevista con PwC. “Nuestro negocio, junto con otros en el cuidado de la salud, evolucionará significativamente en los próximos cinco a diez años con la aplicación de nueva tecnología y un enfoque en la experiencia del paciente”.

La encuesta realizada a más de 10.000 consumidores de salud, en diez territorios, muestra un extremado interés en la atención remota, ya sea mediante teléfonos inteligentes o citas por video, incluso una vez que las personas puedan regresar a la atención en persona. El reto es definir qué tipo de atenciones son más apropiadas para mantenerse en atención remota, lograr ese adecuado equilibrio incluso en la atención de enfermedades crónicas. Se indica que la atención mental podría ser una de las especialidades más adecuadas para la implementación efectiva de atención remota. La mayoría de los expertos en salud indican que la salud mental es uno de los mayores impactos pospandemia.

El siguiente recuadro muestra la intención de continuar recibiendo atención médica remota, como resultado de la pregunta: “De los entornos virtuales que ha utilizado para recibir tratamiento médico, ¿estaría dispuesto a utilizarlos de nuevo una vez que el riesgo de pandemia haya disminuido y una vacuna covid-19 tenga una adopción masiva?”.

Disposición a conectarse

Una gran mayoría de las personas que probaron la atención virtual durante la pandemia manifiestan estar dispuestas a hacerlo de nuevo en el futuro.

Destaca el documento que: “Desde una perspectiva empresarial, la forma en que los sistemas tratan el reembolso de la atención virtual será un factor de influencia clave. Para mantener el acceso de los pacientes a la atención durante la pandemia, muchos países adoptaron políticas de reembolso que colocaron la atención virtual a la par con la atención en persona y/o ampliaron el tipo de servicios de telemedicina por los que se podría pagar a los médicos. Quedan dudas sobre si estos cambios de pago se mantendrán y si el reembolso variará según el tipo de atención virtual”.

Con relación a la experiencia vivida por los pacientes y médicos, la encuesta destaca la necesidad de mejorar esa experiencia de las dos partes: los médicos de manera que se sientan más confiados en el uso de nuevos dispositivos y aplicaciones que midan indicadores vitales, incluida la aplicación Binah.ai, que toma los signos vitales del paciente por medio de cámaras de dispositivos inteligentes, los dispositivos de monitoreo continuo de glucosa de Dexcom para diabéticos y los sensores portátiles conectados de Sword Health que guían las sesiones de fisioterapia virtual. El entrenamiento en el uso de herramientas virtuales y provisión de confiabilidad en esta información generará una mejor experiencia en el uso de estas ayudas tecnológicas por los médicos. Desde el punto de vista de los pacientes, pasar de la obligatoriedad de atención remota (por causa de las restricciones de movilidad y atención vitales) al deseo de mantenerlas de manera remota dependerá de cómo se haga sentir al paciente, que este reciba la misma atención que recibiría en persona. El acceso a internet, dispositivos móviles, buena señal, incluso la edad refleja barreras que hacen sentir que no están recibiendo la misma atención.

Pero en este mundo de incertidumbre, en el que la telemedicina y/o atención remota ofrecen muchos beneficios, existen algunos aspectos que el documento realizado por PwC destaca como implicaciones adicionales a tener en cuenta con mayor foco, como lo es la protección frente a la inequidad en la atención, pues no todos tienen accesos a dispositivos, acceso a internet o conocimientos mínimos que les permitan acceder a estos servicios mediante el uso de las ayudas tecnológicas; esto generaría inequidad en la atención, ya que parte de la base que todos los pacientes contarán con los elementos necesarios para acceder de manera remota y no se centrará en solo unos pocos.

Otro aspecto para resaltar es que entre más puntos de conexión, mayor es el riesgo de vulnerabilidad cibernética exponiendo a todos a ataques y a robo de información siendo presa de los ciberdelincuentes. En esto las entidades de salud son las llamadas a invertir en protección de datos e información sensible y a garantizar la seguridad y privacidad de la información.

Asimismo, gestionar el cambio no es solo generar aplicaciones. Las compañías y los consumidores de salud tienen una tarea para mejorar las capacidades técnicas digitales upskilling, de manera que, para todos, se facilite el uso de estas herramientas tecnológicas tanto para médicos como para pacientes.

A pesar de los retos e implicaciones, las oportunidades para el sector salud son grandes y la regulación deberá avanzar en hacer viable este sistema de atención. De acuerdo con los datos del Ministerio de Salud en Colombia, “El Sistema General de Seguridad Social en Salud ha realizado 63,1 millones de atenciones telefónicas y virtuales entre marzo de 2020 y el 31 de marzo de 2021, muy por encima de las realizadas en años anteriores”.

Finalmente, los invito a consultar el documento completo, el cual estoy seguro proveerá mayores insights acerca de este tema y sobre los otros tres asuntos relevantes planteados en el documento, como lo son: aprovechar el análisis de datos (data analytics), evolución de los ensayos clínicos, desarrollar la resiliencia de la cadena de suministro y sobre los cuales me referiré en próximas comunicaciones.

Jhon Alexander Pineda
Healthcare Leader PwC Colombia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *