Actualidad Global DELOITTE

La importancia del flujo de efectivo en situaciones de crisis

Por Deloitte

La pandemia ocasionada por el virus covid-19 se ha convertido en una de las crisis globales de mayor impacto en las últimas décadas. El futuro se ha transformado en un desafío incierto en el que todos los sectores manejan escenarios de incertidumbre. Además, las medidas adoptadas por los gobiernos, con el propósito de contener la propagación del virus, han provocado fuertes impactos a nivel operativo de las entidades. Equipos de trabajo en cuarentena, fallas en la cadena de suministro, escasez de inventario y reducción repentina sobre la demanda por los clientes, son factores que están generando serios problemas para las empresas a nivel general, sin importar los sectores. Son muy pocas las compañías que habían contemplado medidas preventivas o planes de acción efectivos ante estos escenarios de crisis.

Las empresas más afectadas son aquellas con pocas reservas, cajas inestables o con poca capacidad de endeudamiento. Sin embargo, incluso las compañías que aparentemente están en buenas condiciones financieras tampoco saldrán inmunes y dependerán de cómo progresa la situación y cómo la cadena de suministros retorna a la normalidad. Son pocas las que son capaces de mantener un margen adecuado ante las posibles reducciones, no estacionales o atípicas, en sus líneas de crédito recurrentes. Otras se ven en la necesidad de acercarse a sus bancos para reestructurar sus pasivos o renegociar líneas de crédito; a la par, la urgencia y necesidad de liquidez y capital de trabajo para la continuidad del negocio hacen que las empresas incurran en condiciones desfavorables y que no sean competitivas en el mercado. Por ello, una adecuada administración del flujo de efectivo se convierte en el principal indicador a monitorear, por encima que cualquier otro, como los márgenes de rentabilidad o utilidad. Los puntos críticos a tener muy presentes son:

  • Flujo y pronóstico de efectivo:es importante tomar en cuenta la necesidad de hacer un repronóstico de las operaciones y el flujo de efectivo en tiempo real, considerando supuestos, afectaciones del mercado y cómo estos tendrán impacto en el aspecto comercial. Asimismo, es indispensable cuidar la posible variación en el capital de trabajo en el entorno financiero actual y considerar la posibilidad de escenarios aún más estresados.
  • Inyección de capital:es indispensable tener en la mira la revisión de las fuentes de capital y los bienes que pudieran ser potencialmente utilizados como garantía para líneas de crédito. Contemplar y evaluar si es necesario un nuevo fondeo, medir la capacidad máxima de endeudamiento de la empresa, tener en cuenta las necesidades primordiales para su continuidad y contar con un plan de acción de colocación de capital.
  • Obtención de financiamiento:se tiene que realizar un análisis completo sobre las opciones que hay en el mercado, tomar en cuenta a instituciones financieras, así como a organizaciones o fondos que prestan en situaciones no ordinarias, evaluando que las condiciones establecidas no conlleven a la empresa a una situación no sostenible. Aunado a lo anterior, siempre es importante considerar la capacidad máxima de endeudamiento de la empresa para poder vislumbrar escenarios estresados para contemplar hasta dónde se puede apalancar la empresa.

Algunas consideraciones que deben ser analizadas por las compañías para estos momentos de crisis:

Asegurar una adecuada cadena de suministros. Las entidades se ven expuestas a un riesgo incremental de crédito, por ello es muy importante saber qué tan bien conozco a mis clientes y su estructura financiera. Debo identificar a aquellos con mayor probabilidad de impago. Si tengo ventas al exterior, me debo asegurar con cartas de crédito otorgadas por bancos de primer nivel. El entendimiento del riesgo financiero de nuestros socios comerciales, clientes y proveedores se convierte en una consideración critica.

Asegurar la propia financiación. Evaluar si las opciones de financiación que anteriormente tenía disponibles aún lo están. Tener visibilidad de 360° sobre la posición neta de efectivo a corto y mediano plazo, mediante la evaluación de escenarios reales, sobreviviendo a las siguientes cuatro semanas y, luego, a los próximos tres meses. Lo anterior, tomando en cuenta la situación de mercados volátiles y la reducción de ingresos que estamos enfrentando. Además, fortalecer las relaciones con las líneas de crédito y generar compromisos de sus socios financieros. Es momento de aprovechar y analizar qué nuevas opciones hay en el mercado.

Centralizar el efectivo. Definir la estructuración de un balance cero o cash pooling enfocado en que, durante tiempos de crisis, la empresa tenga mayor poder de negociación con las instituciones bancarias, de tal manera que se pueda tener una renegociación de las condiciones actuales del financiamiento en el mercado para poder impactar de modo positivo la liquidez de la empresa.

Optimizar el capital de trabajo. Definir la generación de un flujo de efectivo a corto plazo y, a la vez, establecer socios estratégicos con proveedores y clientes, así como una eficiente aplicación de Supply Chain Finance (factoraje/factoraje reversible, descuento dinámico en garantías, cartas de crédito, fianzas y otros tipos de préstamos) y cadenas productivas. Adicionalmente, analizar nuevas alternativas y soluciones de financiamiento a la medida.

Revisar los costos variables. Reducir los costos variables es a menudo la forma más rápida para disminuir las salidas de efectivo y permitir enfocarse en los costos fijos. Las restricciones sobre gastos discrecionales como entrenamientos y entretenimiento son de vital importancia. Así como evaluar diferentes alternativas para reducir costos de personal cuando éste es relevante, tratando al máximo de evitar despidos y congelar las contrataciones. La reducción de horas laborales o contractuales o redistribuir el trabajo en la fuerza laboral existente suelen ser muy buenas alternativas. Promover la salida a vacaciones, y así disminuir el pasivo laboral, y considerar licencias sin goce de haber.

Gestionar los riesgos financieros. La mayoría de las empresas tienen que afrontar modificaciones en el mercado, principalmente de tipo de cambio, tasa de interés y materia prima commodities. En estos tiempos de alta volatilidad, es un reto lograr tener una visibilidad transparente en las operaciones de diferentes unidades de negocio y globales, alcanzar una visión integral de las exposiciones de riesgos financieros y aprovechar las posibles coberturas naturales, así como coberturas con intermediarios financieros.

Revisar los planes de inversión de capital. Con los pronósticos y presupuestos de caja actualizados, considerar lo estrictamente necesario a corto plazo y posponer inversiones. Revisar aquellas que se deben reconsiderar o, por el contrario, identificar inversiones a realizar porque generan una ventaja competitiva.

Ampliar el plazo de pagos inteligentemente. Una de las alternativas para mejorar el capital de trabajo de una compañía es ampliar el tiempo de pago a sus proveedores, sobre todo cuando se cuenta con inventarios que no han podido ser entregados. Sin embargo, esto debe realizarse de manera inteligente; se debe trabajar en conjunto con los proveedores y llegar a un mutuo acuerdo. Habrá situaciones en las que incluso se debe acelerar el pago para evitar una disrupción en la cadena de suministros.

Administrar y agilizar la cartera comercial. Fortalecer la administración de la cartera con un control más estricto de la misma e intensificar la gestión de cobro. Muchos clientes querrán alargar los plazos de pago con su entidad. Identifique de manera oportuna a aquellos que están cambiando la tendencia de pago. Vaya un poco más atrás del proceso de cartera; asegúrese de facturar correcta y oportunamente.

Auditar la cartera y las cuentas por pagar. Asegurarse de pagar el valor correcto a sus proveedores y recaudar el valor exacto de sus ventas. Aproveche todos los descuentos ofrecidos y revise de manera retroactiva los descuentos no ganados. Negocie con sus proveedores si hay opción de obtenerlos aún. Posterior a la auditoría, visualice la implementación de nuevas políticas y procese las mejoras identificadas, evalúe la inclusión de robóticas para sus futuras auditorías.

Conocer el alcance de las pólizas de seguros. Entienda las coberturas y los alcances de las pólizas de seguro de la compañía para iniciar los procesos de reclamación respectivos. Revise qué exclusiones contemplan las pólizas de seguro. Las coberturas pueden variar por tipo de riesgo (disrupciones por clientes o proveedores), por asegurador, industria, geografía, etc.

Convierta sus costos fijos en variables. Cambie sus costos fijos a variables en que pueda preservar su negocio mientras incrementa la flexibilidad. Generalmente esto se logra con la tercerización de sus operaciones y servicios, como manufactura, transporte, bodegaje, entre otros. Realizar operaciones de leaseback puede ser una alternativa en tiempos de urgencia.

Generar ingresos alternos. Considere la generación temporal o permanente de ingresos alternativos. Si sus ingresos se focalizan en lo internacional, revise cómo se puede apalancar en la operación local. Evalúe cómo puede diversificar sus ingresos, aprovechando la capacidad actual de sus activos.

Alexander Rojas
Socio de Auditoría y Assurance en Marketplace Región Andina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *