Si sociedad decide proceder por una liquidación voluntaria, ¿qué le compete al liquidador?

reunionNo se quede con la duda. Cuando una sociedad, resuelve una liquidación voluntaria, es necesario que esta deba acogerse al Código de Comercio, en el artículo 218 y siguientes, para conocer y llevar a cabo el proceso necesario para su completa liquidación. En el artículo 222 del Estatuto mercantil, el proceso de liquidación debe hacerse inmediatamente y no está permitido que la sociedad realice más operaciones en desarrollo de su objetivo. También, se debe tener en cuenta que el artículo 238 del mismo estatuto, al liquidador, le compete estar en pro de la liquidación, y además ser quien vigile los activos de la sociedad de forma adecuada, correspondiente a los artículos 22 y siguientes que rigen los deberes y responsabilidades de este en calidad de administrador.

 Redacción INCP a partir de artículo publicado por Superintendencia de Sociedades

 Para mayor información, puede referirse al artículo titulado “Aspectos de la liquidación voluntaria” de la fuente Superintendencia de Sociedades.

 Aspectos de la liquidación voluntaria

 La liquidación voluntaria, se lleva a cabo con sujeción las reglas establecidas en los artículos 218 y siguientes del Código de Comercio, en concordancia con los artículos 24 a 31 de la Ley 1429 de 2010, atendiendo las precisiones generales que procede resumir:

 De conformidad con el artículo 222 del Estatuto Mercantil, la sociedad disuelta y en estado de liquidación, debe proceder de inmediato a la liquidación y no puede iniciar nuevas operaciones en desarrollo de su objeto, pues su capacidad está restringida a actos necesarios a la inmediata liquidación.

 Si el liquidador, cuyos deberes especiales relaciona de manera taxativa el artículo 238 ibídem, procede en contra de las previsiones legales y estatutarias respectivas, será responsable frente a la sociedad, los asociados y terceros en forma ilimitada y solidaria, como lo será también el revisor fiscal que no se oponga a dicha actuación.

 Lo anterior quiere significar que al liquidador le corresponde, entre otros, no solo actuar en pro de la liquidación, sino custodiar en debida forma los activos de la compañía, también valga señalar de su calidad de administrador y como tal sujeto al régimen de deberes y responsabilidad que les cobija en los términos de los artículos 22 y S.S. (siguientes) de la ley 222 de 1995 y demás normas concordantes.

 Concepto 220 032606 / 12-02-2016 / Superintendencia de Sociedades 

audio-10

 Fuente: Superintendencia de Sociedades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *