Sistema de rentas cedulares: contribuyentes recienten aumento en el valor de su impuesto

A casi un mes de que comenzaran los vencimientos para que las personas naturales cumplan con su obligación de declarar renta, ya se han hecho notar las voces de aquellos que vieron un incremento considerable, al utilizar el nuevo sistema de renta cedular, frente a lo que venían cancelando por este concepto en años anteriores, con el derogado sistema ordinario conocido como IMAN e IMAS.

A raíz del nuevo sistema para la declaración de renta de personas naturales, establecido por medio de la más reciente reforma tributaria (2016), hay que tener claros los cambios en cuanto a algunos conceptos y temas que comenzaron a manejarse, o gravarse, tales como el ingreso por cesantías, la renta presuntiva, el tema de cedulación y sus limitantes, el cambio de la normatividad para no residentes, las restricciones en las deducciones y los dividendos no gravados pero que pagan impuestos, entre otros.

Redacción INCP a partir del artículo publicado por Consultorcontable.com

Para mayor información, puede revisar el artículo titulado “Aumento del impuesto de renta en personas naturales”, de la fuente Consultorcontable.com

Aumento del impuesto de renta en personas naturales

Desde el pasado 9 de agosto inició el calendario de vencimientos para presentar la declaración de renta de las personas naturales y muchos contribuyentes se han llevado la sorpresa del aumento del valor del impuesto que deben pagar respecto a lo que venían acostumbrados a pagar en años anteriores.

Pues bien, este fenómeno se presenta luego de la última reforma tributaria, ley 1819 de 2016, en la cual se modificó radicalmente el sistema de tributación de las personas naturales, pasando de un sistema ordinario (IMAN e IMAS) a un sistema de rentas cedulares que contiene 5 cedulas o depuraciones independientes con múltiples variables, límites y prohibiciones.

En efecto, en lo corrido de este primer mes de vencimientos,  se ha notado que a la gran mayoría de contribuyentes su tasa de tributación aumentó considerablemente, principalmente por los siguientes factores:

Ingreso por cesantías: A partir del año 2017, las cesantías consignadas a los fondos de cesantías durante el respectivo año son considerados ingresos para el trabajador, por tanto, se adelantó el momento de realización de las mismas, que hasta el año gravable 2016 era cuando se retiraran efectivamente del fondo.

Por otro lado el ingreso por cesantías sigue siendo renta exenta pero sujeta a la limitante del 40 % del ingreso neto.

Renta presuntiva: El porcentaje de renta presuntiva para el año gravable 2017 pasó de 3 % al 3,5 % sobre el patrimonio líquido del año anterior, haciendo más oneroso este sistema; afectando a los contribuyentes cuyos patrimonios son medianamente altos y que su rendimiento presunto del 3,5 % es mayor a la renta que genera sus ingresos corrientes.

Por otro lado, este sistema de renta presuntiva al final se le aplica la tabla de impuesto del literal 2 del artículo 241 del ET, tabla que es más onerosa que la que hasta el año 2016 se aplicaba a este sistema de renta presunta y se encuentra en el literal 1 del mismo artículo 241 del ET, la cual es aplicable a la renta líquida cedular de las cédulas de  rentas de capital y no laborales.

Cedulación y sus limitantes: El nuevo sistema de cedulación incluye 5 cédulas que tienen una depuración individual y que tienen tarifas o tablas progresivas más onerosas, con limitantes que hace que no se puedan restar las rentas exentas y deducciones en su totalidad; rentas exentas y deducciones que hasta el año gravable 2016 se podían detraer en su totalidad si cumplían los requisitos.

Es el caso de las rentas exentas y deducciones imputables, en la cédula de rentas de trabajo tienen la limitante del 40 % del ingreso neto (Ingresos menos ingresos no constitutivos); por otro lado, en la cédula de rentas de capital y la cédula de rentas no laborales la limitante es del 10 % de la renta líquida (Ingresos – Ingreso no constitutivos – costos y gastos) lo que hace que las rentas exentas y las deducciones imputables (como son la deducción por dependientes, medicina prepagada, interés de vivienda y  GMF) no tengan el efecto que hasta el año 2016 tenían en la reducción el impuesto.

Cambio de doctrina respecto a no residentes: El cambio de doctrina de la DIAN en el concepto unificado 912 de julio de 2018, en el que indicó que una persona natural no residente debe declarar renta en Colombia por el patrimonio poseído en el país así no tenga ingresos en el mismo durante el año. Es decir, según la DIAN el no residente sin ingresos que tenga un patrimonio bruto que exceda de 4.500 UVT, debe declarar en Colombia, modificando la doctrina que hasta el año gravable 2016 se establecía.

Restricciones en deducciones: Se establecen algunas restricciones como es el caso de los costos y gastos en la cedula de rentas de trabajo, impidiendo su utilización. Es decir que, por ejemplo, una persona natural que presta servicios personales y contrató un empleado durante el año, y tiene su oficina con los gastos que esta genera, no puede restar esos gastos para reducir su impuesto.

Dividendos no gravados pero pagan impuesto: Los ingresos por dividendos también sufrieron modificaciones, dado que aumentaron las tarifas para los dividendos decretados como gravados de utilidades de años 2017 en adelante;  Lo curioso es que la reforma tributaria estableció que los ingresos por dividendos que se decreten de utilidades del año gravable 2017 y siguientes como no gravados, la verdad es que si están gravados, tal como lo establece el art. 242 del ET. Es decir, no gravados pero pagan impuesto.

En fin, estas son algunas de las razones por las cuales la gran mayoría de contribuyentes, este año gravable 2017, están sintiendo un aumento considerable del impuesto de renta a pagar, con la excepción de algunos pocos a los que la distribución del ingreso en varias cédulas les favorece, dado el primer rango sobre el que no se paga impuesto en cada una de ellas; como también a los que “corrieron con la suerte” de recibir la renta exenta del literal 8 del artículo 206 del ET; que, aunque en principio quedan cobijados por la limitante del 40 % del ingreso neto en la cédula de rentas de trabajo, la DIAN ha dado otra interpretación, favoreciendo los intereses de este grupo de contribuyentes.

Por  lo anterior, es extraño que ya se esté hablando de una nueva reforma tributaria que bajaría los impuestos a las empresas y los aumentaría a las personas naturales, sin ni siquiera  analizar el impacto en el recaudo real de los efectos de este primer año de modificaciones introducidas en la última reforma tributaria a las personas naturales. Pareciese que las reformas tributarias, más que obedecer a las necesidades reales y a un análisis responsable, fuesen armadas para acomodar intereses de unos u otros sectores, y para hacer cada día más confuso y cambiante nuestro sistema tributario.

Fuente: consultorcontable.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *