Su sistema contable exige la representación verdadera y justa de la realidad económica y no meramente el cumplimiento de las normas