Una crítica constructiva no siempre será aceptada, conozca cómo y en qué momento hacerlo

anotacionNo en toda situación una crítica constructiva será aceptada, depende del momento y la forma como la discusión sobre algún proyecto se esté dando. Explicarse en términos de equipo o empresa, es decir, con un “nosotros”, hará dar cuenta que no se está atacando a alguien en particular, sino que se está contemplando a todos -como un equipo- en la toma de decisiones, e incluso se aclara que es mejor realizar las críticas entorno al hecho y no de quien realizó dicha acción. Entonces, ver el lado positivo y lograr que dicha opinión o propuesta se vea como algo constructivo más no destructivo será clave para que se tome en cuenta.           

Redacción INCP a partir de artículo publicado por Pymes y Autónomos 

Para mayor información, puede referirse al artículo titulado “¿Cuándo es el momento para hacer una crítica constructiva en la empresa?” de la fuente Pymes y Autónomos. 

¿Cuándo es el momento para hacer una crítica constructiva en la empresa?

Muchas empresas permiten que todos los empleados participen en mayor o menor medida en la toma de decisiones. Al menos se escuchan sus propuestas, que luego se tendrán en cuenta o no en función de diferentes parámetros. Pero no siempre estas opiniones tienen una buena acogida. Es necesario saber cuándo es el momento para hacer una crítica constructiva en la empresa.

El peor momento posible es cuando estamos en plena discusión, o intercambio de opiniones sobre un proyecto, cuando algo no ha salido tal y como estaba planificado, etc. Una aportación en un mal momento pasará a ser prácticamente descartada o se entenderá como un ataque a la persona que tomó las decisiones en el pasado.

Sin embargo, en pleno proceso de puesta en marcha se suele valorar positivamente dicha opinión. Es importante que las críticas siempre vayan dirigidas hacia un hecho, no hacia la persona que realiza el trabajo o decidió sobre el mismo. Además mejor utilizar un «nosotros» que un «tu«, se tiene que reforzar la sensación de equipo, de empresa.

Hay que buscar el lado positivo de la propuesta que estamos realizando, venderla dentro de nuestra organización, con los beneficios que tendría para nosotros en el futuro. Además hay que dejar madurar la idea, muchas veces no se acepta en el primer momento y se entra en una fase de estudio o valoración que puede durar un tiempo antes de aprobarlo o descartarlo.

Es importante mostrarse también abierto a la opinión de los demás. No se trata de hacer una propuesta y mostrarse inflexible, sino todo lo contrario. Hay que empatizar con otros departamentos de la empresa y ponerse en su lugar. Tal vez lo que es bueno para nosotros no lo es tanto para contabilidad, comercial, etc. 

Fuente: Pymes y Autónomos

play30

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *