Una gestión honesta supone que cada miembro estudia todos los casos y que su voto es en conciencia y no ad referéndum