Mientras unos apuntan a un examen de la información, otros abogamos por la vigilancia de los administradores