Isagén salió de la Bolsa de Valores de Colombia

Isagén salió de la Bolsa de Valores de Colombia

isagen-santanderLa empresa de energía ratificó la decisión de salir del mercado bursátil nacional, tal como lo había anticipado el 7 de octubre. De acuerdo con los expertos, se trata de una medida que deja claro como en el país es difícil buscar financiación a través de las acciones, lo más posible es que los nuevos dueños, de la multinacional canadiense Brookfield, busquen ingresar en otros mercados. De momento, hay un porcentaje de personas que aún no han vendido su participación en la empresa, por lo que ahora deberán negociar directamente con la actual administración.

Redacción INCP a partir del artículo publicado en El Mundo 

Para mayor información, puede revisar el artículo titulado “Isagén deslistó sus acciones de la Bolsa” de la fuente El Mundo. 

Isagén deslistó sus acciones de la Bolsa

Por medio de una asamblea general de accionistas de tipo extraordinaria, Isagén ratificó el pasado martes su salida de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), conforme lo venía anunciando desde el 7 de octubre.

Siendo la tercera acción deslistada de la bolsa colombiana este año, después de Tablemac y Pacific, la empresa generadora de energía Isagén hizo efectiva su salida del mercado colombiano luego del cierre del proceso de Oferta Pública de Adquisición (OPA), en el que la mayoría de sus accionistas pudieron vender su participación en la electrificadora a un precio de 4.130 pesos por título.

La acción, que llegó a reportar un incremento del 21.26%, cerrando en $3.650, aún está en poder de algunos accionistas, que se verían en dificultades para salir del activo dependiendo de la voluntad del emisor del papel, la multinacional Brookfield. Así lo ve Alejandro Reyes, analista de la comisionista Ultraserfinco: “Yo creo que hechos como este mandan la señal de que el mecanismo de financiación, que es el mercado de capitales en Colombia, es un poco costoso. Brookfield tiene la alternativa de conseguir recursos en muchas partes del mundo y si decidieron deslistar la acción, que era un canal de financiación, eso quiere decir que acá la financiación es ineficiente”, explicó Reyes, apuntando a que cada vez es más claro que los inversionistas tienen menos alternativas para generar un buen portafolio de inversiones, por la escasez de acciones líquidas.

Los accionistas de Isagén que decidieron no vender sus títulos entre el pasado 6 de septiembre, fecha en que finalizó la segunda OPA, y hasta el martes 01 de noviembre, con el cierre de las transacciones en el mercado secundario de la bolsa de Isagén, estarán obligados a negociar directamente con la canadiense Brookfield, bajo las condiciones que les imponga, teniendo en cuenta que sólo resta un 0,36% del total de las acciones de la compañía por adquirir.

Desde la perspectiva de Jaime Alberto Rendón, director del programa de Economía de la Universidad de La Salle: “Dentro de todo es un proceso normal, que se veía venir desde la primera compra de la canadiense. Por ello no tiene sentido que la compañía se siga manteniendo en Bolsa, porque hace parte de un mercado como el colombiano, con muy poca participación con características poco democráticas”, explicó el economista, afirmando que el impacto en el mercado será mínimo por la preparación que tuvo la bolsa desde inicios del proceso de compra, medidas dentro de las que se cuentan la salida de la acción del indicador Colcap, que agrupa las acciones más representativas del mercado.

En la actualidad la participación accionaria en la electrificadora de los inversionistas colombianos es de 0,33%; mientras que la de los particulares extranjeros se mantienen con el 0,03%, siendo los paquetes más fornidos y que mantienen el control sobre la compañía los de BRE Colombia Investments L.P con 94,98%, BRE Colombia Hydro Investments Limited con 4,66%, ambos representantes de Brookfield Asset Management.

Proceso de enajenación

El pasado 13 de enero el Gobierno dio inicio a la venta de Isagén, por medio de la enajenación del 57,6% a favor del fondo de inversión canadiense Brookfield Asset Management, por un valor de 6,49 billones de pesos. Desde el pasado 16 de marzo la Empresa de Energía de Bogotá (EEB), recibió la instrucción oficial de vender su participación en Isagén como accionista minoritario, una porción que representó 280.000 millones de pesos. Posteriormente, el 28 de marzo,  Empresas Públicas de Medellín (EPM), respondió de igual manera al vender 13,14% de la generadora de energía, una fracción que se estima 1,48 billones de pesos.

Fuente: El Mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *